0

Los niños y la poesía

En la mayoría de las escuelas alrededor del mundo se dedican a incentivar a los alumnos a desarrollar un pensamiento orientado a la poesía para dar un sentido más amoroso hacia la vida, éstas actividades se ven más expuestas en días especiales como el día de las madres, él día del padre o el día del maestro.

La poesía es una excelente herramienta para estimular el aprendizaje, mejorar el vocabulario y fortalecer los vínculos afectivos. Es un recurso educativo que estimula el desarrollo emocional, cognitivo y comunicativo, a la vez que potencia la adquisición de nuevos conocimientos y valores estéticos.

Se ha podido apreciar que aquellos niños que disfrutan de la poesía desarrollan mejores habilidades lingüísticas y cognitivas y tienen una expresión corporal más espontánea. Sin embargo, estas no son las únicas ventajas de la poesía para los niños, hay muchas más.

Beneficios de la poesía en niños

Aumenta la comprensión, la imaginación y la creatividad, respalda la memoria auditiva y la memoria visual de los niños, promueve la formación de valores estéticos ya que la poesía siempre es una expresión de la cultura y la sociedad en la que el niño se debe insertar.

Nutre la comprensión y el uso de nuevas palabras que amplían considerablemente el léxico infantil, también conlleva a apreciar la musicalidad y las imágenes del lenguaje con mayor facilidad.

¡Muy útil, además!

Favorece el desarrollo del lenguaje ya que suele utilizar frases más complejas y elaboradas que los cuentos, desarrolla nuevas habilidades comunicativas y potencia la expresión verbal, fundamentalmente a través de las rimas.

Propicia el entendimiento de temas complejos estimulando el desarrollo del pensamiento y el lenguaje, genera gusto por la lectura, lo que favorece la formación del hábito de leer desde edades tempranas.

¿Te gustaría que tus pequeños practicaran la poesía?

Léele poesía adecuada a su edad. De hecho, no importa si se trata de un cuento o una poesía, la clave radica en crear un momento mágico y establecer una conexión emocional. Por eso, si quieres fomentar el gusto por la poesía, elige unos versos con rima, cuyo contenido sea adecuado para la edad del niño. Al principio se recomienda que sean poesías cortas y, por supuesto, que las leas con entonación.

    Motívalo a dramatizar. Una estrategia muy efectiva para motivar a los niños a leer poesía consiste en incitarlos a dramatizar los poemas. Deja al niño seleccionar temas de poesía que le agrade y que su imaginación vuele a medida de que avanza por cada párrafo. Anímale para que se disfrace y le dé vida a uno de los personajes. De hecho, podéis hacer juntos una pequeña obra de teatro en casa inspirada en los versos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *